Champú, aprende a elegirlos y a interpretar su rótulo para no equivocarte
1533
post-template-default,single,single-post,postid-1533,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.8.1,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

CHAMPÚS – Aprende a comprarlos

Chicasss ¿¿Qué tal???

Hoy os tengo preparado un post muy interesante: «Tipos de Champús, cómo interpretar sus rótulos y saber elegirlos».

Aprender a interpretar los rótulos es fundamental para comprar un champú que se adapte a las necesidades de nuestro cabello y también para no gastar dinero a lo tonto.

Por décadas, los champús fueron divididos en tan solo tres grandes clasificaciones muy básicas:

  • El champú Neutro
  • Champú para pelo graso
  • Champú para pelo seco

Muchos de ellos tenía únicamente la función de limpiar sin ninguna otras propiedades beneficiosas para el cabello.

Sin embargo, la demanda cambió y con ello el mercado, el cual creció mucho y rápidamente. Poco a poco se fueron agregando nuevos componentes y los productos se fueron especializando cada vez mas dando lugar no solo a nuevas posibilidades para los cuidados de belleza, sino que también a unos niveles mucho más altos.

La especialización y por tanto la diversificación de dichos productos llegaron al punto de dejar al consumidor perdido ante tantas opciones. Buscar un champú fijándote solo en el tipo de pelo que tenemos definido por nuestra genética ya no es suficiente, tenemos que atender a otras cuestiones teniendo en cuenta lo que nuestro pelo necesita en cada fase de nuestra vida ya que somos muy cambiantes: hoy queremos un color diferente, mañana unas mechas, luego queremos volver al natural , nos quedamos embarazadas, tenemos problemas de salud, etc. En definitiva debemos saber reconocer las necesidades de nuestro pelo para elegir un buen champú. Ya no nos sirve eso de comprar el producto que mejor huela por muy tentador que resulte.

En mi peluquería siempre recomiendo a mis clientes un champú sin sales para mantener sus tratamientos por más tiempo. Sin embargo, no es en lo único en lo que debemos fijarnos. Más de una vez alguna me ha comentado que el resultado de dichos champús no ha sido el esperado y posteriormente descubrí que, aparte de no tener sales, tenían otros componentes no negativos pero si innecesarios para su tipo de cabello. Algo muy común entre mis clientas es la compra de un champú sin sales sin leer el resto del rótulo y darse cuenta más tarde que su pelo se apelmazaba y se ensuciaba más rápido por que resultaba que llevaba aceites en su composición (champú nutritivo) que su pelo no necesitaba en ese momento por que ya estaba suficientemente nutrido.

Como veis es muy importante saber elegir un champú según el estado de nuestro pelo.

Un champú para cada tipo de melena

Nutritivo o para cabello seco: son aquellos que contienen activos grasos para reponer lípidos al pelo. Son recomendados para cabellos secos a resecos, con mechas y decoloraciones. Puedes reconocer un champú  a través de su rotulo con las figuras que tiene algún tipo de frutos secos como el argán, almendras… o de frutas aceitosas como el aguacate, el coco, etc.

Hidratante o para cabello normal: son aquellos que ayudan a preservar la salud del pelo, hidratándolo y aportándole brillo. Está recomendado a pelos normales, finos y débiles . Suelen contener áloe vera, agua de coco, D-Pantenol y extractos de frutas antioxidantes como frutos rojos, bambú y otros.

Uso diario: Aquí esta la principal confusión. ¿El Champú de uso diario no es lo mismo que el champú neutro? ¡Pues no! El Champú de uso diario tiene una formulación mas suave y su uso frecuente no daña el cabello. 

 

Neutro: tiene dos significados. El primero, que puede ser usado para todo el tipo de cabello; y el segundo, es porque su PH es neutro. Es decir, no es ni ácido ni alcalino.

Anti-caspa: En su fórmula cuenta con activos que combaten la flora microbiana causante de la caspa. Ojo: es un tipo de champú que no debe ser usado todos los días. Conviene mezclarlo con algún champú hidratante para no resecar el cabello.

Anti residuos: Posee activos que promueven  la eliminación de los residuos, limpiando profundamente la hebra.

Es un buen champú pero OJO, no es un champú para uso diario.  Y es que este tipo de champú puede pasar de limpiar los residuos de tu pelo si moderas su uso a  aumentar su porosidad  y en consecuencia perder tu propia queratina si lo usas diariamente o con frecuencia.

Cabello teñidos o con mechas: contiene activos que protegen el color del tinte por más tiempo. En algunos casos tiene protector solar para evitar el desgaste del color promoviendo la foto-protección.

Pelo mixto: Estos champús están pensados para aquellas mujeres que tiene la raiz grasa y las puntas secas. En este tipo de pelo no se puede usar un champú nutritivo pues, a las puntas que están secas, les vendrá muy bien pero en cambio dejará la raíz muy muy grasa.

Estos son los principales tipos de champús que tenemos que saber identificar.

Sin embargo, hay otros tipos de champús con variantes pero más a nivel de composición no tanto de función: champús sin parabenos, sin sal, sin sulfatos, sin petrolatos, detox, purificantes, organicos, anti-frizz… pero esto ya es un tema para otro post.

Pues ya sabéis chicas, a partir de ahora estad atentas a vuestro pelo para decidir qué clase de champú comprar. Muchas veces compramos lo que queremos y no lo que el pelo necesita.

Aquí os dejo con esa reflexión. 

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ info

ACEPTAR
Aviso de cookies