Cabello graso - 12 CONSEJOS Y SUGERENCIAS PARA SU CUIDADO -
1739
post-template-default,single,single-post,postid-1739,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.8.1,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Cabello graso – 12 CONSEJOS Y SUGERENCIAS PARA SU CUIDADO

¡Hola de nuevo chicas!

Hoy es lunes y empezamos la semana con un asunto muy interesante: el cabello graso.

La oleosidad del pelo es un problema que afecta a gran parte de la población en todo el mundo, pero nadie sufre tanto con eso como las mujeres. Un de las molestias mas comunes es llevar el cuero cabelludo con brillo en exceso, caspa y picazón. Sin contar el aspecto dejado que nos da la sensación de tener el pelo pegado a la cabeza por culpa del exceso de grasa ¿Verdad chicas?

Características más marcadas del cabello graso

  • Es un pelo que se lava por la mañana y al final del día llega sin volumen.
  • Caída del cabello
  • Aumento considerable de la caspa
  • Serios problemas con la dermatitis seborrea
  • Perdida del volumen

Es cierto chicas que tener el pelo con ese problema no es plato de buen gusto y por eso he preparado

12 consejos y sugerencias para cuidar de tu pelo graso y así, poder mejorar la situación

1 – Lavar el pelo con agua tibia o fría

Lavar el pelo con agua a la temperatura correcta es fundamental para la salud de nuestro pelo. El agua muy caliente ataca el cuero cabelludo estimulando las glándulas sebáceas a trabajar más para protegerlo de esa agresión y cuando ellas trabajan más, la producción de aceite aumenta.

Al contrario de lo que muchas creemos o hemos creído, los cabellos grasos no deben ser lavados a diario, lavarlos en días alternos ya es suficiente.

 

2 – Elije el champú adecuado

Los champús para el cabello graso no deben usarse constantemente, pues causan el mismo efecto del agua caliente: reseca el cuero cabelludo y estimula las glándulas sebáceas al producir más aceite para hidratar la fibra capilar. Puedes alternar los lavados usando una vez un champú para cabellos grasos y otra vez un champú neutro con PH balanceado. Los champús astringentes deben usarse preferentemente cuando nuestro pelo esté muy sucio como máximo dos veces por semana.

3 – Atención al uso del acondicionador

Chicas, es importante que recordéis que no se recomienda el uso del acondicionador en el cuero cabelludo. El producto debe ser aplicado directamente en las manos y esparcido  de medios a puntas y terminar enjuagando bien para no dejar ningún residuo. Eliminad los productos del tipo 2 en 1 (champú + acondicionador), y principalmente cremas sin enjuague.

 

4 – Mantente atenta a la alimentación

¿Sabíais que la alimentación influye directamente en la grasa del cabello?. El consumo en exceso de carbohidratos, derivados de la leche y los alimentos grasos puede agravar el problema. Por eso, elije una alimentación balanceada, incluyendo frutas, verduras y vegetales y eliminando alimentos grasos y frituras.

 

5 – Secador, plancha y babyliss

No hay ningún estudio que demuestre que el uso de estos aparatos aumente la aceitosidad del cabello. Lo ideal es que el pelo se seque al natural, pero si no quieres renunciar al secador, mantenlo a una distancia de al menos 15 cm para que el calor no estimule las glándulas sebáceas. Recordad aplicar productos termo-activos que protegen nuestro pelo del calor intenso.

 

6 – Quita las manos del pelo

Pasar las manos por el pelo jugando con él de un lado a otro puede ser un encanto e incluso una manía, pero si tienes el cabello graso, evita hacerlo. Los residuos presentes en las manos contribuyen con el aumento de la oleosidad y ensucian nuestro cabello más rápido. Si no puedes mantener las manos lejos de tu pelo, la solución es sostenerlo de vez en cuando.

7 – No abuse de los accesorios

Usar gorras y pañuelos con frecuencia también aumenta la grasa del cabello. Esto ocurre porque el cuero cabelludo termina siendo sofocado, aumentando así la producción natural de aceite. Si ya tienes el cabello graso, evita el uso frecuente de sombreros, pañuelos y cualquier otro accesorio que pueda sofocar el cuero cabelludo.

 

8 – Productos que debes evitar

Si tienes  el cabello grasoso debes evitar productos que prescindan del enjuague como ceras, pomadas, cremas para peinar, siliconas y aceites en exceso. Para modelar el cabello, es preferible usar gel y mousse. También puedes utilizar leave-in aplicándolo solamente del medio del pelo hasta las puntas para proteger el cabello contra el exceso de contaminación y los rayos ultravioleta.

 

9 – Trata tu pelo

Los cabellos grasos, así como los demás tipos, también necesitan hidratación, principalmente para evitar su debilitamiento. Un tratamiento novedoso para el pelo oleoso es la arcillaterapia, un tratamiento a base de arcilla sulforosa, rica en sales minerales como calcio, potasio, hierro, cinc, magnesio, sílice y sodio, que exfolia y trata la fibra capilar recuperando la salud del cuero cabelludo.

10 – Controla la caspa

La caspa aparece en todos los tipos de cabellos y es un problema en el cuero cabelludo.  Sin embargo, si tienes oleosidad en exceso, se puede asociar a la acción de un hongo llamado Malassezia, que está presente en la piel de todos nosotros, hace que el cuero esté más propenso a la formación de la caspa. Usar champús anticaspa y evitar dormir con el cabello mojado puede ayudar a controlarlo.

11 – Cuidado con el uso de talco

Si de última hora tienes que disfrazar la aceitosidad del cabello, puedes recurrir al talco, que disfraza la apariencia aceitosa, pero puede presentar rechazos y provocar picazón. Debes tener el mismo cuidado con productos como post matificantes y sprays de champú en seco. Ambos deben ser usados ​​esporádicamente y con parsimonia.

 

12 – Relájate

¡Chicas! Relajémonos. ¿Sabíais que las personas estresadas tienden a producir mayores cantidades de aceite en el cuero cabelludo?.  Mantenerse tranquilo y relajado en las tareas cotidianas es bueno no sólo para el corazón, sino también para el cabello.

Ahora ya tenéis buena información para cuidar vuestra melena  y combatir la oleosidad, pero si tu caso es extremo, del tipo que causa incomodidades y limitaciones mayores, es mejor que busques a un dermatólogo que analice tu caso y descubra el origen del problema para posteriormente indicarte soluciones específicas y sus posibles tratamientos.

Ah, tambien quiero comentar que muchas mujeres confunden un pelo normal con el pelo graso por el simples hecho de que las raíces se ve con brillo. Un pelo normal tiene brillo que muchas veces nos confunden con el pelo graso. Así que, en caso de dudas, repito: busca un dermatologo que te pueda ayudar.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ info

ACEPTAR
Aviso de cookies